martes, 22 de marzo de 2011

Y LA CAPOTA

                      QUE DESPISTE
 Estas fotos tenían que estar con la entrada de ayer, pero por arte de magia, estaban ilocalizables.


Hoy,  por arte de birli-birloque, y milagros de la tecnología,  han aparecido, de modo que,  aquí está la capota.





Y queda así de bien.



Ahora sí, ya esta. Me daba pena dejar estas fotos en el cajón.
Nos repetimos un poco, pero todo sea por enseñar la capota.